Fotografía por Iván Serrano.

Fotografía por Iván Serrano

Los Hijos Ausentes son individuos que encontraron su centro lejos de su lugar de origen. Sus motivos son diversos; el principal: encontrar una mejor calidad de vida para su familia. En el municipio de Jamay, Jalisco, este fenómeno existe, se conoce, se respira y se vive

Hace décadas aquellos que nacieron en esas tierras decidieron irse a un lugar donde pudieran ganar más dinero; pero aquello no sería una huída, sería un gesto de auxilio a quienes quieres. Aquellos que enfrentaron cambiar de cultura, de estilo de vida o incluso de ideología, para poder sobrevivir.

Estos benefactores son recordados como héroes, como triunfadores, y con ello nace un ideal de respeto y admiración gracias al apoyo mandado a las casas, a las obras y a las fiestas del pueblo que por años ha sido constante o hasta lo que sus posibilidades se los permiten.

¿Pero qué pasa hoy con el apoyo de estos jamaitecos hacia el municipio ribereño?, ¿siguen existiendo?, ¿siguen siendo los mismos?

Durante el desarrollo económico, social y cultural del municipio de Jamay en la segunda mitad del siglo XX, se gestó la figura denominada como el hijo ausente: una persona que migró a otra parte con el fin de establecerse en un sitio alejado de su comunidad, específicamente en ciudades de Estados Unidos. Estos jamaitecos tiene un sentido de correpondencia que los motiva a ayudar a sus familiares que aún residen en la localidad con remesas que son destinadas para la adquisición de despensas, ropa, remodelaciones en las viviendas e incluso para la generación de las fiestas patronales que incluye.

En Jamay anualmente se realiza Las Fiestas de Corpus Cristi, en donde la figura del hijo ausente, juegan un papel de vital importancia para su realización; ya que existe un día en que ellos son los anfitriones a recordar a través de misas católicas, música, desfiles y verbena popular.

Recordar a los migrantes jamaitecos que residen en Estados Unidos entre los actuales habitantes de la localidad es motivo de orgullo y apreciación; esto se debe a que pese a que ellos ya no habitan en las inmediaciones del municipio ribereño del Lago de Chapala y que sus estilos de vida fueron modificados en nuevas estructuras sociales y culturales, se hace notar el interés en el desarrollo de la vida de Jamay, Jalisco.

¿Por qué de la migración?

Durante muchos años la actividad económica de Jamay estaba determinada por la producción agrícola así como el trabajo de pesca -gracias a estar frente al Lago de Chapala-; pero, las condiciones de desarrollo urbano, explotación de las tierras, cambios de uso de suelo y por supuesto el deterioro del lago, lograron que estas actividades fueran a la baja y tuviera que optarse por otras alternativas que permitiera la subsistencia de las familias que habitan en este municipio.

Todas las localidades de la Región Ciénega de Jalisco se ven inmersas en el fenómeno migratorio que ha desarrollado figuras de beneficencia y admiración; de ello los «hijos ausentes» se han convertido en pilar para el desarrollo económico y de la cultura contemporánea por su apoyo destinado a las familias y el solvento para gastos en las obras públicas y las celebraciones religiosas.

Según el Consejo Estatal de Población en el año del 2010 en la Región Ciénega del Estado de Jalisco, el índice de intensidad migratoria de sus municipio van de mediana a gran intensidad.

Según el Consejo Estatal de Población (COEPO) en 2010:

+ Existen 15 mil 500 que habitan en la cabecera municipal de Jamay (75 por ciento del total que habita en el municipio)

+ En Jamay de las 5 mil 970 viviendas que posee, el 9.665% de ellas reciben remesas y el 3.3412% posee migrantes que se fueron a Estados Unidos en el quinquenio anterior.

Las remesas

Cada año a los hogares jamaitecos llega dinero por parte de los emigrantes; estas remesas no sólo son destinadas para fines de mejorar la economía doméstica, sino que una parte va dirigida específicamente a la beneficencia y desarrollo de las actividades de los festejos (remodelaciones arquitectónicas de la Parroquia del Rosario, mantenimiento de áreas públicas y para la adquisición de menesteres que ayudan a la realización de las actividades de los días de la celebración municipal). Según el Banco de México, el monto de ingresos por remesas familiares recibidas en Jalisco durante el segundo trimestre de 2012 ascendió a 542 millones 602 mil dólares; dicho monto representó un aumento de 55 millones 888 mil dólares respecto al monto registrado en el segundo trimestre de 2011 y en términos porcentuales un incremento de 11.5% respecto al mismo periodo.

Estudio

Apartir de una encuesta realizada a 50 personas de distintas edades que manifestaron tener o haber tenido algún familiar que hubiera migrado a Estados Unidos o cualquier otra parte del mundo, considerados «Hijos ausentes».

  • El 52% de los encuestados manifestaron que sus parientes o algunos de sus parientes que emigraron, están establecidos en distintas ciudades de California, Estados Unidos; el 20% que sus familiares vivían en la ciudad de Chicago, Illinois; 14% en otras ciudades de la Unión Americana. Otro 14% no precisó la ciudad, pero sí que vivían en Estados Unidos y un 8% manifestó que tenía familiares en otras ciudades mexicanas.
  • El tiempo promedio en que familiares jamaitecos migraron a otra parte lejos de la localidad es de 19.85 años.
  • El 86% dijo que sus familiares que migraron apoyaron desde que se fueron a residir a otro lugar, mientras que el 14% dijo que migraron pero jamás mandaron ayuda. Y de esos que migraron y mandaron remesas, 84% lo continúan haciendo, mientras que el 16% dice que dejaron de mandar el apoyo.
  • El 38% manifestó que la ayuda que recibieron por parte de sus familiares migrantes era mensual, 12% que se les apoyaba cada seis meses a un año, un 10% cada semana, otro 10% cada tres a cinco meses, otro 10% manera quincenal y un 8% que de manera ocasional. El 12% restante fueron los que nunca recibieron apoyo por parte de sus familiares migrantes.
  • Las remesas recibidas son destinadas mayormente a mantenimiento de hogares (42%), gastos cotidianos (32%) y para cuestiones de salud (36%). Sólo un 4% de los encuestados manifestó que sus familiares contribuyen para el desarrollo de las Fiestas de Corpus.
  • El 30% de los encuestados manifiesta que el apoyo ha sido menos que antes, el 24% que permanece igual, 16% que aumentó y el 10% que desconoce. El resto de los encuestados nunca recibió apoyo de sus familiares migrantes.
  • El 22% de los encuestados dicen que el apoyo recibido por parte de sus familiares es totalmente indispensable para la economía de su familia, el 38% dice que el apoyo sólo completa gastos y el 22% que no es tan indispensable ese apoyo.
  • El 98% de los encuestados dijeron mantener contacto con sus familiares migrantes, ya sea por teléfono y hoy en día, también a través de Internet.

FINAL INFOGRAFIA

Poemas jamaitecos

Comments

Comentarios