No hay legislación que ayude a preservar los edificios construidos por prestigiosos arquitectos de la corriente funcionalista, según DOCOMOMO

Mercado Libertad, Unidad Deportiva López Mateos, Concha Acústica, Parque de La Revolución, Edificio Guadalajara, Edificio Minerva y decenas de fincas en la Colonia Americana son obras arquitectónicas de la llamada corriente moderna. Estos sitios como los templos coloniales poseen el mismo valor patrimonial por emanar de las escuelas de arquitectura mexicana que han destacado internacionalmente; esto lo señala la presidenta de la Documentación y Conservación del Movimiento Moderno en arquitectura (DOCOMOMO) Louise Noelle Gras.

Según ella, actualmente no hay instrumentos legales que resguarden y conserven el trabajo de los arquitectos destacados del siglo 20; esto lo precisó durante el ciclo de conferencias que el Museo de La Ciudad de Guadalajara dedica para la difusión del valor cultural de estes tipo de construcciones.

A nivel mundial el cuidado de monumentos y edificaciones está enfocado en aquellas que fueron construidas antes del siglo pasado y para que haya algún reconocimiento legal para su preservación, no alteración o no destrucción se deben declarar como patrimonio histórico. Esta situación también ocurre en México cuyas legislaciones no favorecen a este tipo de fincas.

La finca ubicada en Av. Juárez y Argentina en Guadalajara es creación de Luis Barragán. El sitio ha sufrido modificaciones   en su estructura para satisfacer las necesidades de los negocios que se han establecido ahí. Fotografía por ISJ (Julio 2013).

La finca ubicada en Av. Juárez y Caller Argentina en Guadalajara es creación de Luis Barragán. El sitio ha sufrido modificaciones en su estructura para satisfacer las necesidades de los negocios que se han establecido ahí. Fotografía por ISJ (Julio 2013).

Louise Noelle Gras comenta sobre lo establecido en la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas promulgada en 1972.

«Todo lo creado antes de la llegada de Hernán Cortés es considerado patrimonio histórico automáticamente. Lo creado entre la llegada de los españoles y 1900 ya está declarado o puede declararse fácilmente. Y lo edificado en el siglo 20, que recibe el nombre de ‘construcción artística’, queda a cargo del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y debe pasar por un proceso complicado que involucra la firma del presidente del país para poder ser patrimonio».

A diferencia del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el INBA no tiene poder de generar acciones legales inmediatas cuando una de las construcciones que tiene bajo su jurisdicción está en algún tipo de riesgo, además de sólo residir en Distrito Federal; por ello es común que las ‘fincas artísticas’ puedan ser derrumbadas, mutiladas y demolidas ya sea por descuido, falta de mantenimiento o cambios de giro.

C.U. de la UNAM es obra de arquitectónica de la escuela racionalista. Espacio que integra las obras plásticas de  Juan O’Gorman, David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera, entre otros. Fotografía por ISJ (Junio 2014).

C.U. de la UNAM es obra de arquitectónica de la escuela racionalista. Espacio que integra las obras plásticas de Juan O’Gorman, David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera, entre otros. Fotografía por ISJ (Junio 2014).

Casos de éxito para el rescate patrimonial de obras del siglo pasado:

El INBA ha logrado la preservación de patrimonios arquitectónicos del siglo 20, como es el caso del Mercado Libertad (Alejandro Zohn, 1959) en el que se hizo una declaratoria provisional como Monumento Artístico Relevante para evitar su demolición en 2003 y que derivó en una de caracter permanente como Patrimonio Cultural y Artístico del Reglamento del Centro Histórico y Barrios Tradicionales del Ayuntamiento de Guadalajara.

Caso similar el de Ciudad Universitaria de la UNAM, que no podía ser patrimonio cultural de la humanidad ante la UNESCO porque no era considerado como tal primeramente en México, porque legalmente el inmueble no pertenecía a la federación por ser de carácter autónomo como la misma universidad; sin embargo, en 2007 C.U. consiguió el título y con ello el término de las mutilaciones estructurales que se le realizaban hasta en entonces.

¿Qué es DOCOMOMO?

docoMEX_0Esta asociación internacional independiente fue creada en Europa en 1988 con el fin de salvaguardar las obras arquitectónicas construidas a mediados del siglo pasado que corresponden a la corriente funcionalista o moderna, a través de la recolección de información cada obra una de ellas en todo el mundo.

«No sabemos qué vamos a conservar si primero no se ha hecho una labor de documentación», menciona Louise Noelle que replica la misión de la organización en este país.

DOCOMOMO México está acuñada al Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y es integrada por investigadores y académicos en el área de la arquitectura, el urbanismo y el diseño.

A través de su sitio www.esteticas.unam.mx se pueden conocer las publicaciones y trabajos de documentación de las obras modernas logradas.

Cada dos años este organismo realiza un congreso en distintas ciudades del mundo y será en 2016 cuando toque turno a Guadalajara, ciudad en la que abunda este tipo de arquitectura.

Mayor representante funcionalista en Guadalajara

Alejandro Zohn fue uno de los arquitectos cuya obra se ha convertido en emblemática en la ciudad de Guadalajara. En el siguiente corto documental narra sobre su vida y obra:

—-

[Fotografías por Iván Serrano Jauregui]

Comments

Comentarios